Empresas alemanas que han optado por no vender pólvora para las celebraciones de este fin de año

29 Dec 2019
Submitted by Steven Esquea

¡Hola, gente! Sí, sé que he estado un poco perdido en este blog y que ya ni saben que yo existo, pero bueno... tampoco es que lo sepan de todas formas. No es como que esto lo lea alguien, así que da igual si vengo o no. En todo caso, intentaré estar más activo en el blog, al menos para entretenerme un poco más leyendo mis propias publicaciones.

En fin... En esta ocasión simplemente quiero compartir una noticia que encontré hoy, pero que es de hace un par de días, y que me pareció no sólo agradable, sino ejemplar. Resulta que, en estas vísperas de año nuevo, un par de empresas alemanas, REWE y Edeka, han optado por no vender fuegos artificiales para las celebraciones de fin de año. La razón que han dado es que lo hacen por garantizar el bienestar de los animales, el ser humano y medio ambiente, en general, ya que aunque este tipo de pólvora se usa sólo por un momento durante la media noche, produce la contaminación equivalente a dos meses de tráfico de carretera (supongo que de Alemania). Esto basado en los datos que suministra la Umweltbundesamt (UBA), que es la agencia federal del medio ambiente en Alemania. Lo mejor de todo esto es que parece ser que este par de empresas son las dos tiendas minoristas más grandes del país, lo que ya hace que el impacto pueda ser considerable, puesto que debería verse reflejado a nivel nacional. Y todo esto mejora, porque parece ser que otra empresa, Hornbach, se unirá a la medida para el próximo año, 2020. Supongo que tiene sentido, porque ante todo son empresas y tampoco querrán perder dinero con el que seguramente ya venían contando desde hace tiempo sólo por estar a la moda de última hora. En caso incluso de que decidieran unirse de forma repentina, las consecuencias financieras que tendría para la empresa serían notorias y no para bien. O bueno, no sé; yo sólo estoy especulando. En todo caso, con adoptar la medida desde el próximo año ya lo que se logra es mucho, creo yo. Otra empresa, Bauhaus, según dice la noticia, se replanteará la venta de estos productos para el próximo año. La verdad, eso de "replantear" no me hace mucha ilusión, pero ojalá tomen la decisión correcta. El medio ambiente lo agradecería.

Algo que hay que tener en cuenta es que estas decisiones son iniciativas de las empresas en cuestión y debidas a por prohibiciones legales, por lo que las otras entidades con la facultad de vender artículos pirotécnicos lo pueden seguir haciendo sin ningún problema. Esto ya nos advierte que el impacto real que pueda tener la decisión de REWE y Edeka depende directamente del apoyo de la ciudadanía a la iniciativa. En otras palabras, sus clientes están de acuerdo, optarán por no comprar pólvora para sus festejos, lo cual sería formidable. Pero si no lo están o si simplemente están empecinados con usar pólvora este año, probablemente optarán por comprarla en otros lugares y ya está, sin más discusión. Todo esto me hace pensar que los resultados en las ventas de fuegos artificiales de este fin de año, podrían de alguna manera llegar a ser un buen indicador del grado de compromiso que la población alemana con la preservación del medio ambiente.

Hay una cosa más que se me gustaría destacar y es que sean empresas las que por su propia voluntad hayan decidido tomar estas acciones, independientemente de si lo hacen por una ética real que involucre un compromiso con el medio ambiente o si simplemente se trata de una herramienta de mercado para enaltecer su imagen. Da igual, porque en últimas el beneficio es para la fauna y flora de nuestro bonito planeta y eso es lo importante. Es más, ojalá se convirtiera en una auténtica moda en el resto del mapa empresarial mundial, pero una moda seria y que realmente se cumpla, tanto en el sector público como en el privado. Tal vez eso pueda ayudar a conseguir lo que desde nuestras casas nos ha quedado grande hacer, cuidar el planeta. Después de todo, si la gente no boicotea a las empresas para obligarlas a hacer las cosas bien, pues no está mal que las empresas boicoteen a la gente, incluso si para eso deben boicotearse a sí mismas. De alguna manera habrá que recordar a la población que la responsabilidad es de todas y todos.

 

Fuente: